Es un espacio de apoyo y sostén profesional en donde los padres encuentran respuesta a sus interrogantes y preocupaciones con respecto a la conducta y educación de sus hijos. Se concurre cuando tienen necesidades de orientación, información o asesoramiento, obteniendo consejos psicoeducativos para afrontar la educación en la infancia y adolescencia de sus hijos.
Se busca ayudar a los padres a interiorizarse en su propia experiencia de paternidad, a vivenciar sus vínculos actuales, procesando sus vínculos pasados para rescatar lo positivo y no repetir lo perjudicial, que ha causado dolor y sufrimiento.El nombre de escuela apunta al aprendizaje significativo que se logra gracias la asimilación y el trabajo de una experiencia dificultosa como vehículo para el cambio.Este trabajo está íntimamente ligado a la concepción de salud como el estado completo de bienestar físico, psíquico y social, y no sólo la ausencia de afecciones y enfermedades. Poder actuar de manera preventiva, con una intervención psicológica, para que un problema o dificultad no se haga síntoma.

HAGAMOS UNA INFANCIA POSITIVA

DUERMETE NIÑO

miércoles, 25 de junio de 2008

Cuando los padres se separan


El divorcio nos enfrenta a una pérdida. Es una situación difícil y algunas veces traumática para padres e hijos. Los hijos experimentan un duelo, por perder la vida con los padres juntos y la estabilidad familiar.

Los chicos pueden sentir:



  • Bronca, con alguno de los papas o ambos por responsabilizarlo de lo que está pasando.

  • Culpa, por pensar que pudieron hacer algo que hizo que los papas se separen.

  • Tristeza e impotencia por la situación que están viviendo.

  • Rebeldía y mala conducta en el colegio, actuando la rabia que lleva transitar esta nueva realidad.

  • Un aparte control y aceptación, mostrándose casi como un “pequeño adulto” que entiende y comprende todo sin cuestionar. Sobreadaptandose, como parte de un mecanismo de defensa contra el dolor que la separación le causa.

¿Pero cómo hacer que esta situación tan complicada sea lo menos dolorosa posible?


Si bien evitar el dolor emocional a los hijos resulta una tarea casi imposible los padres puede ayudar a elaborarlo si:



  • Comunican que van a separarse, para no crear falsas expectativas de reconciliación y evitar la sensación de abandono. Explicándole que es lo que va pasar y cuando. Siendo los padres los que digan conjuntamente a los niños que han decidido dejar de convivir.

  • Dejan muy claro que ellos no tienen nada que ver con la ruptura. Los hijos pueden sentir culpa. Y pensar que su comportamiento hizo que su papá o mamá se fuera.

  • Aseguran el amor y el vínculo con los padres. Expresándoles que tanto la madre y el padre van a seguir ejerciendo sus roles de siempre y que, por tanto, no van a perder a ninguno de los dos. Françoise Dolto explica que es justo es ese momento donde deben explicarle que no lamentan haberlo tenido. Porque si no el niño puede pensar que anulan no solo su matrimonio sino el amor que tienen por él.

  • Aclaran las razones de la separación. Y con esto no me refiero “tu padre”, “tu madre...”, “nos peleamos...” sino como dice Dolto, las peleas no son razón de divorcio; lo que es motivo de divorcio es ya no hay amor y, sobre todo ya no existe el deseo que hace que dos personas, a pesar de los frecuentes discusiones, permanezcan juntas.

  • Dan la oportunidad de hablar del tema abiertamente. También los padres necesitan ayuda para poder humanizar su separación, explicarla con palabras y no guardársela para sí mismos en forma de una angustia inexplicable.

En la práctica no es fácil. Muchas veces el impacto emocional no se acaba con la firma de los papeles, sino que se prolonga en el tiempo con conflictos relacionados con la cuota alimentaria o con el régimen de visitas.
Pero si de alguna forma los padres pueden ayudar a sus hijos a transitar este cambio, es buscando tener una relación respetuosa con su ex-pareja y acordando las visitas. Los chicos tienen el derecho de ver y estar con sus papas cuando lo necesiten, nadie puede prohibírselo. Los niños necesitan de una mama pero también de su papá para crecer y formarse y dejar vacio alguno de esos lugares, es dañino, le quita de parte de lo que constituye una persona, de su identidad, que son sus bases, su sostén y seguridad.

ir arriba